Saltar al contenido
guillermo rospigliosi

Tipos de discurso

Los tipos de discurso se pueden clasificar de muchas maneras: según el tipo de canal, según las funciones del lenguaje, etc… en este artículo vamos a analizar los tipos de discurso según el modo de construcción o estructura que es la clasificación más común y la que más útil puede ser a los lectores de este blog. Y aunque creo que está claro, nos vamos a referir a los tipos de discursos orales.

Todos los discursos sean del tipo que sean han de seguir la misma estructura: apertura, desarrollo y cierre. Este tema se analiza en el artículo Las partes del discurso de este mismo blog. Como mencionamos en ese artículo para que un discurso sea efectivo no sólo basta con la preparación del texto en sí, también es muy importante conocer la audiencia, tener claro los objetivos del discurso y medir bien la duración. Estas características deben tenerse en cuenta en cualquier tipo de discurso si quieres mantener atento al público.

Primero definamos que es un discurso. Un discurso es una forma de comunicación en la que se entrega un mensaje con un fin determinado. Un discurso es el acto de entregar información por parte de un emisor a unos receptores interesados en escuchar lo que se les va a decir. La RAE lo define así “Serie de las palabras y frases empleadas para manifestar lo que se piensa o se siente”. No es más que una serie de palabras ordenadas de forma lógica y coherente en la que un emisor transmite un mensaje a uno o varios receptores.

oratoria

Tipos de discurso

  1. Discurso narrativo. Este es un tipo de discurso que narra situaciones reales o ficticias a través de un relato con una trama y un argumento. Es contar una historia, es el famoso storytelling. Es muy utilizado en situaciones familiares o de amigos cuando por ejemplo se cuenta una anécdota o unas vacaciones. Es un discurso muy poderoso para captar la atención de los oyentes ya que genera expectación e intriga y los oyentes están deseando saber cómo se resuelve la situación o acaba la anécdota. Esta técnica en cualquier tipo de discurso es muy aconsejable, si en medio de un discurso de cualquier tipo se incluye una historia bien llevada, ésta captará la atención inmediata de los oyentes. Es muy poderoso.
  • Discurso expositivo. Informa acerca de algo de manera objetiva, clara y ordenada. Expone las características de lo expresado sin emitir una valoración personal. Son discursos sintéticos y han de ser muy claros. La introducción debe constituir una guía para seguir el discurso con más facilidad. Estos son discursos docentes en los que quien expone quiere transmitir un conocimiento a los oyentes, son las clases de universidades y colegios en los que una persona con autoridad y conocimiento expone ante otro grupo que va a aprender. Es muy importante llevarlo bien estructurado e hilado para que quien escucha no pierda el hilo y entienda todo lo que se dice.
  • Discurso argumentativo. Intenta convencer o persuadir acerca de algo. Estos son los discursos que se dan en reuniones de negocios o de venta. Existen muchas maneras de afrontar estas situaciones, la más aconsejable es ir metiendo poco a poco con argumentos de peso a los oyentes. Nuevamente el storytelling en estos discursos son un recurso muy poderoso ya que invita al público a meterse en la situación y mediante analogías las ideas son más fáciles de recordar. La idea es ir poco a poco exponiendo y llevando a los oyentes a llegar a las conclusiones que quieres que lleguen y que tengan la sensación de haber llegado a esa conclusión por sus propios medios.

Sea cual sea el tipo de discurso que vayas a exponer es muy importante prepararlo bien y saber de lo que vas a hablar y cuál es el objetivo, qué quieres lograr y cuánto tiempo vas a emplear. Apertura, desarrollo y cierre. Discurso bien organizaado, fácil de seguir y con una estructura lógica y coherente son las normas que debes respetar para ganarte la atención de la audiencia.

 Como regla general mientras más corto y claro sea mejor, y no me cansaré de repetirlo: usa el storytelling siempre que se pueda, que es casi siempre. Las historias enganchan mucho al público y además logran que tu discurso sea memorable, es decir, lo recordarán.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.