Saltar al contenido
guillermo rospigliosi

La respiración diafragmática

La neuro oratoria es la ciencia que estudia cómo captar la atención del público cuando alguien da una conferencia, una presentación o un discurso. La voz es el vehículo por el cual transmitimos las ideas que queremos exponer y la respiración diafragmática es clave . Para dar un buen discurso o presentación es fundamental tener la voz en condiciones óptimas y además es una manera de captar la atención del público o mejor dicho si no tienes una voz que no esté acorde con el momento en que te pones delante de un escenario tienes muchas posibilidades de que no te presten atención en absoluto.

Para tener una buena voz la clave es la respiración, saber respirar es fundamental para tener una buena voz y para no cansarse.

La respiración diafragmática

repiración diafragmática

Para que la voz se oiga con claridad y no provoque problemas en el aparato fonador, ni hay que utilizar la respiración diafragmática y así lograr el objetivo de la neuro oratoria: captar la atención de la audeiencia.

El diafragma es un músculo ancho situado entre las cavidades pectoral y abdominal y que tiene un importante papel en la respiración

Si al respirar ensanchas el pecho y no el abdomen estás impidiendo que baje el diafragma, obstaculizando e impidiendo que bajen los pulmones y reduciendo la posibilidad de que la parte baja de mayor capacidad se ensanchen

Cuando el diafragma abre paso a los pulmones hay mayor ventilación, captación de oxígeno y se limpian los pulmones. Se logra una mayor relajación del organismo y se conserva un estado corporal de descanso que sirve para ahorrar o recuperar energía.

Ritmo e intensidad

Cada uno de nosotros tiene un timbre de voz único e irrepetible. Depende de la constitución de las cuerdas vocales y la manera en la que vibran. Es como nuestra marca personal

Una vez que eres consciente de tu entonación puedes empezar a imprimirle inflexiones a tu voz para darle mayor énfasis a las palabras que dices. Introducir pausas en momentos clave del discurso es un elemento muy poderoso para captar la atención y darle un toque de dramatismo.

Tan solo con el volumen correcto y las palabras precisas puedes hacer que el público conecte con tu discurso. Para causar un mayor impacto y ganar la atención de la audiencia hay que alternar el ritmo, la intensidad y la entonación. Subiendo el volumen y enfatizando en los momentos clave y pausando y guardando silencio para generar curiosidad y expectación.

Es por esto que hay que saber identificar los temas y los momentos del discurso que requieren mayor ritmo y entonación y los que requieren hablar lento, pausado y con bajo volumen.

Y nuevamente volvemos a la importancia de la preparación. Tienes que conocer muy bien el tema del que vas a hablar y a tu audiencia para saber cuando hacer silencios y cuando darle más intensidad al discurso.

Lo esencial es entender que tienes que darle ritmo, intensidad y entonación de acuerdo al momento en el que estés del discurso. Esta es una forma probada de captar la atención del público. Lo peor que puedes hacer es hablar en un tono monocorde y plano

Muchas veces tienes que bajar la intensidad, parar, hacer una pausa para volver a hablar en un tono más alto y a una velocidad normal. Esta es la manera de lograr captar la atención.Una vez que lo hagas tienes que ver la reacción del público y aprender a interpretar cuando debes hacer un cambio de ritmo.

Como ejercitar la respiración diafragmática

  • Tumbado en una superficie plana, colocar un cojín debajo de las rodillas. La cabeza, el cuello y la columna deben estar en línea recta.
  • Respirar profundamente y ser consciente de la respiración. Inhalar y exhalar 3 veces
  • Colocar una mano en el pecho y otra en el abdomen a la altura del ombligo, justo con el dedo meñique encima del ombligo.
  • Inspira lentamente por la nariz, de forma que la mano en tu abdomen sienta la presión de este al elevarse. Hay que intentar que la mano que está en  el pecho permanezca inmóvil
  • Mantener el aire unos segundos y luego expulsarlo.
  • Exhala lentamente el aire por la boca, de forma que sientas los músculos de tu abdomen descender
  • Repetir de 5 a 8 veces este ejercicio
  • Cuando te levantes, hazlo tranquilamente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.