Saltar al contenido
guillermo rospigliosi

Cómo hacer presentaciones efectivas

¿Cómo hacer presentaciones efectivas? ¿Cómo lograr que nuestras presentaciones no queden en el mar del olvido? ¿Cómo se puede captar la atención del público? Estas son preguntas que nos hacemos todos los días, sobre todo cuando se trata de presentaciones en el entorno laboral o en presentaciones de ventas

Siempre que nos ponemos de pie frente a una audiencia y damos una presentación, estamos tratando de conseguir algo de nuestro   público: hacerlos pensar, que cambien de opinión, que entren en acción y actúen

Si queremos tener éxito, tenemos que conocer cómo funciona el  cerebro de nuestra audiencia y para esto conocer conceptos de neuro oratoria es una herramienta muy útil. Vamos a analizar tres claves que te ayudarán a captar la atención de tu público sean compradores, jefes, compañeros o posibles socios.

Para que hacer presentaciones efectivas, antes hay que tener claro cuál es tu objetivo

  • Convencer
  • Persuadir
  • Informar
  • Vender
  • Motivar

Esto es lo primero que tienes que tener claro. Esta es la primera pregunta que debes hacerte ¿para qué estoy aquí? ¿qué quiero lograr? ¿qué quiero transmitir? Una vez que tienes claro tu objetivo es muy recomendable utilizar estas tres claves.

Presentaciones efectivas. 3 claves

  1. Uso de imágenes. Entre un 80 y un 90% de la información que nuestro cerebro  procesa viene a través de los ojos. Esto da una medida de la importancia que tienen las imágenes en nuestro proceso cognitivo 2/3 partes de la actividad eléctrica del cerebro cuando los ojos están abiertos está dedicada a la visión. Estamos programados  para consumir imágenes, nuestros cerebros han evolucionado para tener una gran capacidad de almacenamiento de información visual. Dado que una gran parte de nuestra capacidad cerebral está dedicada a capturar y procesar información visual, tiene sentido que nuestra capacidad de tomar decisiones se vea muy influenciada por imágenes.  Diversos estudios no solo han mostrado que esto es una realidad, sino que además nos dicen que las ayudas visuales tienen un enorme poder a la hora de persuadirnos. En un estudio realizado por el Centro de Investigación de Sistemas de Gestión de la Información de la Universidad de Minnesota y la Corporación 3M. En el estudio hicieron 2 tipos de presentaciones, una con imágenes y la otra sin imágenes. El objetivo era que se apuntaran a unos seminarios. El resultado fue que cuando se hacía la presentación con ayudas visuales, esta era un 43% más efectiva. El estudio reveló también que la percepción que tiene la gente acerca de un presentador puede variar de forma muy notable dependiendo de si se usan imágenes o no. Otro factor a tener en cuenta es que la memoria visual es mucho más fuerte que nuestra habilidad para recordar textos escritos o hablados. Este es un fenómeno científicamente probado que se denomina efecto de superioridad de imagen (Picture Superiority Effect en inglés). Este estudio ha demostrado que cuando se usan imágenes y texto el recuerdo de lo que se ha dicho en una presentación es del 65%, mientras que si sólo se ha hecho con texto o audio el recuerdo es del 10%.
oratoria

Cuando asocias tus ideas con apoyos visuales, como fotografías, ilustraciones o incluso simples iconos, a tu audiencia le será mucho más fácil recordarlos .Debes hacer lo posible por llevar a tu audiencia hacia un viaje visual a través de tus ideas, serán más propensos a recordar tu mensaje

2. El poder de la pausa.

La palabra exacta puede ser efectiva pero no existe ninguna palabra tan efectiva como la acertada pausa

Mark Twain

Las pausas y su importancia en la comunicación no verbal, son un elemento fundamental del discurso. Permiten a la audiencia no solo comprender el mensaje sino que además captas la atención del público y lo mantiene receptivo en todo momento. Por alguna razón creemos que cuando hablamos en público o hacemos una presentación dar mucha información es síntoma de que estamos mejor preparados o somos más listos. El problema de meter exceso de información en una presentación  es que para decir todo lo quieres decir y no pasarte de tiempo tienes que hablar muy deprisa.

Cuando hablamos rápido logramos un efecto poco deseado por cualquier orador: agobiar a la audiencia, que siente como un torrente de información desordenada y precipitada les llega a toneladas. Hablar muy deprisa y sin pausas tiene un efecto totalmente opuesto .Lo primero que tendemos a hacer cuando el nerviosismo ataca es acelerar, hablar rápido. Algunos suponen que cuanto más rápido hablan al hacer una presentación darán la impresión que tienen todo en orden, pero es todo lo contrario. Si te encuentras realizando una presentación en un entorno profesional o de negocios, acelerar y hablar rápido será un claro indicativo de que estás nervioso y darás la impresión de que preferirías no estar allí y que quieres terminar lo más rápido posible. En lugar de acelerar hasta el siguiente punto o usar muletillas, usa pausas. El público se preguntará qué vas a hacer a continuación,  crearás cierta expectativa en ellos que hará que se mantengan atentos a tus palabras. Al hacer pausas debes mantener el contacto visual con el público. La pausa crea momentos de tensión, anticipación, o excitación en función de cómo se utiliza. Y todo esto lo que hace es aumentar el nivel de atención que te prestan. Resumiendo, el uso de pausas al hablar en público te permitirá pensar sobre lo que vas decir. Es uno de los métodos para hablar en público que podrás usar para mantener la atención del público e incrementar la sensación de importancia de tu mensaje.

3. Mapa de ruta. La neuro oratoria nos dice que al cerebro no le gusta la incertidumbre. Para que los oyentes estén  tranquilos y atentos en una presentación tienen que saber de que  les vas a hablar. Para lograr esto tienes que tener una estructura de la presentación y hacerla saber a la audiencia. La regla básica es desarrollar las ideas de forma ordenada, lógica y con la mayor brevedad posible. La audiencia necesita una estructura. El público siempre nota cuando una presentación está bien trabajada y organizada. Toda presentación ha de tener una estructura básica que se explica con detalle en el artículo Las partes del discurso de este blog. A modo de resumen, diremos que ha de tener esta estructura:

El mapa de ruta es la apertura. En la apertura, en los primeros 2 -3 minutos de la presentación es cuando te juegas gran parte de todo lo que viene después. Para hacer presentaciones efectivas de vital importancia captar la atención y ganarte la confianza de la audiencia desde el principio. Es aquí donde sientas las bases de la presentación, donde estableces la relación con la audiencia y donde tienes la oportunidad de que el auditorio vaya en tu misma dirección. Explícales brevemente qué es lo que se va a tratar y en qué orden, de esta manera sus cerebros Y es en estos primeros minutos donde tienes que explicar de forma concisa en que va a consistir la presentación y que es lo que se va tratar estarán más tranquilos y atentos.

Estas 3 claves son técnicas muy efectivas. La mejor manera de comprobarlo es ponerlas en práctica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.