Saltar al contenido
guillermo rospigliosi

¿Qué es la glosofobia?

La glosofobia (del griego glossa-lengua y fobos-miedo) es el miedo o la ansiedad que produce hablar en público. Este es un miedo psicológico ya que no es una respuesta ante una situación real de peligro físico aunque la reacción de nuestro organismo es la misma. Es un miedo a lo que puede pasar, a lo que uno cree que le va a suceder cuando se enfrenta a una audiencia.

Este miedo puede llegar a ser paralizante e impedir siquiera que alguien se plantee el poder hablar en público.

Un estudio de Adecco afirma “Se estima que un 75% de la población sufre algún sentimiento de ansiedad y nerviosismo al hablar en público”. Según el estudio de Adecco 3 de cada 4 personas padece algún tipo de miedo escénico. Quienes lo sufren experimentan desde un bloqueo mental hasta episodios de ansiedad severa cuando tienen que hablar ante un grupo de personas

Principales síntomas:

  • Sudoración excesiva de las manos
  • Malestar estomacal
  • Sequedad de boca y garganta
  • Dolor de cabeza
  • Tensión corporal
  • Urgencia urinaria
  • Aceleración de ritmo cardíaco
  • Temblores
  • Rubor facial
glosofobia

Aunque es inevitable sentir miedo o nervios antes de una actuación pública, hay que aprender a convivir con él y llevarlo a un nivel manejable y no paralizante. Incluso ese estado de nervios leve, de “mariposas en el estómago” puede ser beneficioso en el sentido de que te pone en un estado de alerta y concentración máxima.

Un elemento muy importante de la glosofobia es el diálogo interno que tenemos. Si nos sugestionamos y nos convencemos a nosotros mismos de que nos va a ser imposible poder hablar en público será muy difícil controlar la ansiedad que nos produce la sola idea de hacerlo. Este es un punto clave: mientras no se cambie el diálogo interno que nos sugestiona a tener miedo a hablar en público las posibilidades de lograr superar los nervios será menor.

La glosofobia es un miedo psicológico y como tal está en nuestra mente. Casi siempre son ideas preconcebidas que están alojadas en el subconsciente.

Hablar es una actividad humana que adquirimos en la infancia que utilizamos toda nuestra vida y lo hacemos con absoluta naturalidad. Al miedo escénico me gusta llamarlo “tigre de papel” ya que es un miedo que trasladamos a una situación futura, no es un peligro inminente, pero reaccionamos como si lo fuera. El simple hecho de reconocerlo como tal y de racionalizarlo es de gran ayuda.

Nunca hay que perder de vista que las personas que acuden a cualquier tipo de presentación pública ya sea profesional, de estudios, de ventas o de lo que sea lo hacen para recibir información acerca de alguna materia que entienden que tú dominas. Tu único objetivo es transmitir esa información de la mejor manera, de forma clara, coherente y lo más sencilla posible. Simplemente tienes que hacer algo que hacer todos los días durante gran parte de las horas de vigilia: hablar

Pero ¿a qué tememos realmente?

Siempre me he preguntado ¿por qué la mayoría de personas que no tienen ningún problema en la comunicación persona a persona tienen a veces terror a hablar en público? ¿realmente a qué se le tiene tanto miedo?

Este tema lo desarrollo en profundidad en mi ebook ¿A qué tememos realmente de hablar en público? Los 4 miedos más extendidos y como superarlos que puedes descargarte aquí de forma gratuita.

Como resumen puedo adelantarte que los 4 miedos más extendidos son

  • Miedo a la critica
  • Miedo a la vergüenza y humillación
  • Miedo a no cumplir las expectativas
  • Miedo a quedarse en blanco

Cada uno de ellos puede llegar a ser paralizante. Y también como resumen la solución más recurrida y eficaz es la preparación. Pero ¿qué hay que preparar? Para eso te invito a que descargues el book antes mencionado. Ahí analizao cada uno de estos miedos y sus soluciones

Por último recuerda que el miedo escénico no es más que la ansiedad que provoca la anticipación de un peligro imaginario, es sufrir por adelantado. Raro es el caso de la persona que tiene un miedo patológico insuperable. En la inmensa mayoría de los casos con preparación y buena disposición se logra controlar la glosofobia y desenvolverse de manera correcta en un escenario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *